Un cadáver permanece una semana en el metro de Nueva York sin que nadie lo vea