El cadáver hallado en el hueco de un ascensor del Hospital La Paz sigue sin ser identificado