Una cabra lleva 62 días viviendo con un corazón artificial