Las cabinas telefónicas, con los días contados