El cabecilla de la secta de los 'miguelianos' se creía "un elegido de Dios"