La escena más surrealista vista en un supermercado