7.000 burbujas de gases nocivos en Siberia que pueden explotar en cualquier momento