Una víctima del acoso escolar sufre graves quemaduras al explotarle los petardos que le habían colocado en su capucha