El Ministro del Interior ha llegado al funeral con la bufanda de Gabriel en la mano