Una broma telefónica que termina con el suicidio de una enfermera