Los británicos, “avergonzados” de los excesos de sus jóvenes en Magaluf