La británica que sufrió un ataque con ácido podría haberse desfigurado ella misma