Esta joven británica se enfrenta a un líder de ultraderecha con una sonrisa desafiante