Nuestros mayores 'se ponen las pilas' para acortar la brecha digital