Issei ‘rompe’ los pronósticos