Las botas de moda, un peligro si conduces