Los bomberos tienen que rescatarle tras meter la cabeza en un microondas lleno de cemento