Los bomberos, los héroes que evitaron un desahucio