Las bombas de Boston estaban diseñadas para acabar con muchas vidas