Letizia y el Príncipe Felipe a su entrada en la boda real de Luxemburgo