Una boda cancelada acaba en un festín para vagabundos