Los billetes usados contienen de media 26.000 bacterias perjudiciales para la salud