Envían un bebé muerto a una lavandería