Un bebé foca, el nuevo inquilino de Faunia