Un bebé, deportado de Reino Unido porque sus padres eslovacos no quieren cuidarlo