Simpa en un bautizo: cien invitados desaparecen a la hora de pagar