Barcelona se opone a los pisos colmena porque no quiere ser como Tokio