‘La barbie bandida’, la joven que pensó que su detención era un secuestro