Las barbas podrían esconder tantos gérmenes como un retrete