Para que orinar en Madrid no sea misión imposible