Las bajas temperaturas hacen más dura si cabe la vida de las personas sin hogar