La bajada de las temperaturas repercute positivamente en la factura de la luz