Algunas bacterias orales pueden vincularse al riesgo de ictus