El Ayuntamiento de Pontevedra declara la guerra a los carteles en las terrazas