El autor de la matanza en una iglesia de Texas llamó a su padre tras el ataque y le dijo que iba a morir