Un atracador armado acaba humillado en Estados Unidos