Un atracador de lo más generoso, el desayuno corre por su cuenta