El presunto asesino de la maleta se inspiró en sus propias novelas