Un asesino caníbal explica a qué sabe la carne humana