El presunto asesino de Pioz, un introvertido jugador de fútbol