El asesino de Bilbao era esquizofrénico