El asesino de Alcobendas, su mujer y el niño eran una familia feliz