El asesinato de dos médicos mantiene en vilo a la ciudad de Boston