Evidencias de asesinato en un cráneo de hace 430.000 años