Las asesinadas de Maracena y Bilbao habían denunciado previamente