La joven de 21 años asesinada en Fuerteventura presentaba un fuerte golpe en la cabeza