El arzobispo de Mallorca recibía a su secretaria a escondidas y de noche en el Palacio Episcopal