La libertad de información, en entredicho