Un profesor de artes marciales reduce a un agresor que maltrataba a tres mujeres