Roba para alimentar a sus hijos y la policía hace algo más que arrestarla